SISTEMA ELECTORAL VENEZOLANO BAJO ASEDIO

Tibisay Lucena Ramírez – sociologa venezolana- Actualmente es la presidente del Consejo Nacional Electoral de Venezuela

El gobierno del Presidente Maduro está bajo ataques desde distintos centros de poder principalmente Estados Unidos, con el objeto de promover su derrocamiento. Las principales razones esgrimidas para propiciar las condiciones de una salida del gobierno de Maduro, son una supuesta crisis humanitaria, la violación de los derechos humanos y la elección presidencial del 20 de Mayo 2018 cuyos resultados electorales son calificados como fraudulentos, lo cual lo hace ser supuestamente un presidente ilegítimo. En este espacio, revisaremos brevemente el tema de la elección presidencial.

Cada vez que en Venezuela se convoca una elección, medios de comunicación y actores políticos, nacionales y extranjeros, inician una campaña que busca deslegitimar el sistema electoral y cuestionar sus resultados. Se trata de un hecho paradójico mediante el cual partidos y líderes políticos, que participan con frecuencia en los eventos electorales obteniendo victorias y derrotas, como es lógico en una democracia, sólo reconocen los eventos eleccionarios cuando los resultados les son favorables. Del conjunto de argumentos utilizados para descalificar la elección en esta oportunidad, encontramos que los más destacados son los referidos a la convocatoria de la elección, a la falta de participación de partidos políticos de oposición, a una supuesta ausencia de garantías para la integridad del sistema electoral venezolano y a la supuesta ausencia de observadores internacionales calificados y confiables.

  1. La convocatoria de la elección presidencial del 20 de Mayo 2018, es uno de los temas más utilizados para descalificar el proceso electoral presidencial puesto que fue convocada por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). De acuerdo a estos argumentos, la convocatoria a la elección de la propia ANC para el 30 de Julio 2017, es considerada inconstitucional con lo cual todos sus actos serían ilegítimos.

Afirmar que la elección de la ANC fue ilegal es desconocer intencionalmente el marco jurídico venezolano y, muy especialmente, lo contenido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. La iniciativa de convocatoria de la ANC fue ejercida por el Presidente de la República, plenamente facultado para ello, de acuerdo con el artículo 348 de la Constitución Nacional que establece la forma de convocatoria y designa explícitamente los convocantes.

La acción presidencial provocó una diatriba mediática sobre si el Presidente podía o no convocarla de forma directa sin ser sometida a un previo proceso referendario, lo que fue debidamente aclarado en sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, única institución habilitada por la constitución para interpretarla.

El debate sobre si la activación de la convocatoria al poder constituyente, sólo es posible sometiendo la misma a un referendo previo, fue despejado precisamente durante el debate constituyente de 1999, en el seno de la misma Asamblea Nacional Constituyente que redactó la Constitución vigente. El diario de debates de la Asamblea Nacional Constituyente de 1999 recoge el debate y el momento en que los constituyentes rechazaron introducir el referendo nacional como mecanismo condicionante de la convocatoria, y así quedó plasmado en el texto

constitucional. Se ha engañado a la opinión pública mundial alegando el hecho de que Hugo Chávez, en su primer acto como presidente electo en febrero de 1999, convocó a un referendo para preguntar al pueblo si deseaba elegir una Asamblea Nacional Constituyente. Ese hecho es cierto pero deliberadamente se oculta la realidad de que en la Constitución vigente de entonces redactada en 1961, no existía ninguna forma de convocar una Asamblea Constituyente y, mucho menos, los mecanismos para activarla. Así que Hugo Chávez, en un acto de voluntad política e investido de legitimidad democrática como Presidente recién electo, convocó al pueblo mediante decreto a manifestarse sobre su propuesta de redactar una nueva Constitución a través del poder constituyente.

Fue el propio Hugo Chávez, el impulsor de la Constitución de 1999, el que propuso a la Constituyente de entonces que la convocatoria a una ANC quedara plasmada de forma directa. En sus palabras, el poder constituyente debía mantenerse “despierto” en el texto constitucional, listo para activarse cuando circunstancias nacionales de altísima importancia lo exigieren.

Y esas fueron precisamente las circunstancias que llevaron al Presidente Nicolás Maduro a convocar la ANC en Mayo 2017. El país estaba inmerso en una cruenta violencia que cobró la vida de 131 personas. El 31 de Julio, un día después de la elección el país recobró la paz, y así ha estado desde entonces.

Otro tema esgrimido para atacar la convocatoria es sostener su ilegalidad porque se convocaron de forma adelantada. Se pretende desconocer que fue la propia oposición que solicitó en reiteradas ocasiones el adelanto de elecciones en el 2017. Solicitud que fue recogida en dos ocasiones de diálogo entre el gobierno y la oposición. El primero de ellos durante la ronda de diálogos, conocida como la Mesa de Diálogo de Santo Domingo, entre el gobierno venezolano y la oposición, sostenida entre diciembre de 2017 y febrero de 2018. Esta instancia de negociación fue promovida por el presidente de República Dominicana, Danilo Medina, y contó con la mediación del ex presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, y cancilleres de la región. El acuerdo preparado en esta Mesa no fue finalmente firmado por los representantes de la oposición pero sí por el Presidente de la República.

El segundo fue suscrito, bajo el auspicio del organismo comicial, por los partidos políticos y los candidatos que participan en la contienda presidencial. Entre las exigencias tanto del acuerdo de Santo Domingo como el acuerdo de Caracas, estaba el adelanto de la elección presidencial, en el acuerdo de SD se estableció adelanto para el 22 de Abril y en el Caracas, para el 20 de Mayo.

  1. La participación de los partidos políticos: Contrariamente a la falsa aseveración de que no hubo participación de los partidos políticos de oposición, es importante señalar que para la elección presidencial se inscribieron 4 candidatos apoyados por 15 partidos políticos de un total de 19 organizaciones nacionales existentes en Venezuela.
  2. Integridad del sistema electoral y sus garantías: Se ha hablado mucho sobre la falta de estándares internacionales que garanticen la integridad del sistema electoral venezolano. En torno a ello podemos decir lo siguiente, en Venezuela se ha construido un sistema de garantías para los procesos eleccionarios único en el mundo. Este es un hecho objetivo que

2

puede ser estudiado, analizado y comprobado científicamente. A lo largo de los últimos 15 años se han construido las garantías sobre la seguridad e integridad del sistema automatizado de votación. Se realizan auditorías previas, durante y posterior a la elección, sobre el software de la máquina de votación, los archivos de configuración de la máquina de votación, los datos de los electores, el software de totalización, la infraestructura tecnológica, la programación de las máquinas de votación, los medios de transmisión de resultados y, además de eso se realiza la verificación ciudadana al cierre del acto de votación al 54% de las mesas electorales.

En cada auditoría participan: los técnicos del Consejo Nacional Electoral, los técnicos representantes por cada partido político, y los auditores externos. Adicionalmente, también asisten a las auditorías los observadores nacionales y los acompañantes internacionales con calificación técnica. Al final de cada auditoría los participantes suscriben un acta elaborada a estos fines e inmediatamente es publicada en la página oficial del Consejo Nacional Electoral, dándole la divulgación necesaria con la información relevante para las electoras y electores interesados.

Para el proceso electoral del 20 de Mayo 2018 se realizaron 16 auditorías al igual que para la elección de la Asamblea Nacional en el año 2015.

  1. Acompañamiento Internacional: Desde el año 2006, el Consejo Nacional Electoral ha implementado un Plan de Acompañamiento Internacional que consta de dos aspectos: Las Misiones Electorales integrada por expertos electorales y se extiende a lo largo de toda la organización y administración electoral, y el Programa de Acompañamiento.

En Venezuela, la observación de los eventos electorales está reservada exclusivamente a las venezolanas y los venezolanos, quienes pueden presenciar la transparencia del proceso comicial siempre y cuando formen parte de una organización civil debidamente acreditada por el Consejo Nacional Electoral.

La observación electoral internacional iniciada a partir de los años 60, nace con una visión Norte-Sur, eurocéntrica, etnocéntrica. La observación de los procesos electorales está marcada por una fuerte concepción asimétrica, de tutelaje y de legitimación con base en los valores propios de quien observa. Esta función legitimadora, autoreferenciada, se excedió muchas veces poniendo en riesgo procesos de consolidación democrática.

El Acompañamiento Internacional Electoral es la respuesta a este modelo y viene siendo asumido cada vez más por diversos organismos electorales de otros países de la región. El acompañamiento electoral internacional que se realiza en Venezuela es una actividad técnica muy amplia y profunda, que abarca todas las etapas y actividades de los eventos electorales ofreciendo a los acompañantes acreditados extensas garantías en su trabajo para que efectivamente puedan determinar la confiabilidad y transparencia de los procesos electorales y sus resultados. Las actividades y condiciones en que se realizan en este proceso son novedosas y originales debido al alto desarrollo técnico electoral de Venezuela, ubicando a las mismas en todos los casos por encima de los denominados estándares internacionales.

El Programa de Acompañamiento Internacional incluye autoridades electorales y políticas, instituciones, organismos, personalidades académicas y periodistas de diversos países.

 

Involucra la participación en las etapas técnicas y actividades previas al día del evento electoral, durante el desarrollo del mismo e inmediatamente posteriores a éste.

Este complejo programa implementado para cada elección, desmiente con creces la ausencia de observación internacional con el que se pretende descalificar los resultados electorales del 20 de Mayo 2018.

Ahora bien, sorprende que las críticas más feroces y desconocimiento de los resultados electorales del 20 de Mayo de 2018, proviene de países con sistemas electorales frágiles, sin las garantías y seguridades que brinda el sistema electoral venezolano. Son sistemas electorales que no pueden ser revisados ni se someten al mínimo escrutinio por partes de los partidos políticos que participan en la contienda electoral y mucho menos por las ciudadanas y ciudadanos que ejercen su derecho.

Es evidente que los ataques provienen de sectores interesados en el quiebre de la democracia venezolana y en la apropiación de sus inmensos recursos naturales. Los ataque al sistema electoral y sus resultados son solo estrategia política y no se compadecen en la realidad con la fortaleza que el Consejo Nacional Electoral ha construido a lo largo de los años para garantizar la integridad, transparencia y confiabilidad del voto en Venezuela.

 

Gentileza:  Diario Aleman   junge welt

Spread the love
  • 42
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook