Los Monstruos que Atacan a Venezuela

Nota: Carlos Matute Ron – Periodista – Venezuela

Jázaros:

lobos aullantes y vampiros melancólicos del capital

El género del terror, tanto en el cine como en la música y la literatura (incluyamos, por favor, el cómic), tiene siempre figuras muy malditas que están inhabilitadas para entender el amor, la fraternidad e incluso el verdadero afecto hacia los demás.

Por ejemplo, figuras míticas del parnaso imaginativo de autores del romanticismo legaron a la posteridad todo un repertorio del exquisito ser de las tinieblas que en busca de sangre es capaz de hacer lo indecible. De ellos, los hombres lobo y los vampiros han sido las principales figuras que han alimentado sensaciones incluso de ternura ante el ser atormentado que habita en un cuerpo que será eterno.

Pero el romanticismo, el mismo que abrazó al Werther de Goethe, las musas de Blake, el mundo solidario de Víctor Hugo, el Frankenstein de Mary Shelley, el que destrozó los nervios hasta el delirium tremens de Edgar Poe como prefería ser nombrado y el Heautontimoroumenos de Baudelaire en la literatura; el que melancolizó la obra de Beethoven y estuvo presente en el ambiente de la época de Chopin y Liszt e influyó a Pedrito Tchaikovsky; el que motivó a Gericault y Delacroix, horrorizó las visiones de Goya, Waterhouse o Caspar David Friedrich e hizo crear ese hermoso y terrible atormentado auto-retrato  de Courbet conocido como El desesperado en la pintura,  vendría a ser el despecho de la ilustración, la melancolía y el desasosiego de aquel mundo que se implantaba como la gran revolución en la vida de la Europa que nos legó su sistema político mejor acabado para dominar a través de la industrialización al Ser: ¿un conflicto existencial aún no superado en las primeras dos décadas del siglo XXI ?

Esa exaltación del Yo se ha venido repitiendo una y otra vez en un mundo idealizado e idiotizado producto del grito histérico y terrible de la revolución industrial y esa maldición palpable hasta nuestros días, llamada en su momento la ilustración y renovada bajo el pseudónimo post modernista del (qué gracia) posmodernismo. La revolución industrial, que bien ha servido para erigir el mundo de la máquina y el capital desde la supremacía burguesa de los dueños de los medios de producción ha protofigurado al ser explotado y tras la imposible entrada a su mundo burbuja le ha dado las posibilidades de que le cante, en nombre de la agonía de los pobres de la tierra y sea su juglar especial ya sin majestad, dado que la misma revolución francesa les guillotinó.

La ocupación del ser que se declaró libre de instituciones en el siglo XIX ha sido guiada a defender la lógica del capital convirtiendo el sueño de libertad de Rousseau en una institucionalidad democrática ad hoc, sustituyendo lo que debió ser el lógico devenir de una teoría, para su época la más adelantada, en un estancamiento de las posibilidades democráticas en el bi-partidismo allí doquiera que existan procesos electorales, siempre manejados tras bastidores por los asesinos de reyes más encubiertos de los que tengamos idea; La Mafia Jázara.

Ellos, quienes abolieron la mayoría de las monarquías en Europa no hicieron sino sustituir la voluntad divina vinculada a las realezas para constituirse en reyes oscuros del mundo. No en vano la mítica historia de la realeza negra europea, que racialmente no venía de África y que tampoco provenía de una Casa Real con antepasados nobles sino, de ese territorio antiguo llamado Khazaria y en el cual el culto a dioses sangrientos era el menú cotidiano de sus habitantes. La ritualidad es el elemento clave en este escrito. Y para la ritualidad sangrienta como método de recuperación de riquezas, principalmente el Oro (au). Moloch y Baal son una unidad en clave de muerte que legan a sus descendientes para que a través de las guerras, el caos y la destrucción tome fuerza una inalienable razón para su casta: ejercer control sobre las riquezas que existen en el planeta tierra.

Hablar del bien y del mal va más allá de razones que figuren en las advenedizas religiones e incluso en eso que hoy día se llama “metafísica” y que poco tiene que ver con la clasificación que dio Aristóteles a lo que está más allá de ella. Y esta lucha que se libra hoy en el plano mundial (una guerra fría postergada), pese que en el ámbito geopolítico tenga sus caracterizaciones de tipo estratégicos, ciertamente se circunscribe al Civilización o Barbarie (de Rosa Luxemburgo y no de Domingo Faustino Sarmiento, claro), que hoy día yergue poderosa su maquinaria contra todo aquello que estorbe, y en esa medida, los neo-conservadores, liberales de ayer y hoy, acrecientan su poderío para responder efectivamente a los tiempos precisos que necesitan para eliminar de su camino los estorbos que no le permiten controlar los tan mentados recursos estratégicos, sumamente necesarios ya no solo para el ritual del capital sino para la máquina poderosa en que se ha convertido la vida en franca lucha contra toda la tecno-industrialización para la guerra y no para la defensa, para la hambruna y no para las respuestas de carácter alimentario, para el desarraigo de la tierra y no para la solución habitacional, en fin, para alzar muros contra el ser y no permitir las revoluciones totales que permitan cambios significativos en el cómo miramos la política, la ciencia y la tecnología para construir territorios-dignidad.

Es así que las mafias financiaduristas mundiales tienen sus títeres bien plantados en gobiernos ultra-conservadores que desangran sus países bajo la lógica política del neo-liberalismo, ejerciendo control total sobre sus con-nacionales desde la arbitrariedad de las leyes, la justicia y el orden establecido, imponiendo desde el dólar o el euro las directrices del fondo monetario internacional, el mismo que ahoga en Grecia o en Argentina, en Túnez o Egipto, en Marruecos o en Jordania, en Kenia o en Honduras, con esas nobles intenciones de salvar el libre comercio y la propiedad privada, pero sobre todo el control financiero que han ejercido sobre las naciones pobres del orbe a través del mismo FMI y el Banco Mundial desde que ambas instituciones fueron fundadas en 1944 en Bretton Woods.  

Si hasta este instante creemos que es conspiranoia o acaso guión para una película de ciencia ficción, aún así estamos en lo correcto, dado que la realidad supera en creces la ficción, y de ella, en su entramado esquema organizacional complejiza su estructura de poder económico-financiero, militar y policial y científico. Y aunque usted no lo quiera creer estos grupos que actúan al margen de la legalidad, desde una aristócrata clandestinidad le han legado al conjunto de naciones las bases en que se erige el estado moderno a través de la Revolución Francesa y la fundación de los Estados Unidos, resultados plenos y acabados de su estrategia.

Si el NOVUS ORDO SECLORUM(o nuevo orden por los siglos de los siglos o mundial)quiere perpetuarse en el entramado mundial a través de su lógica maldita de que el fin justifica los medios, debe continuar apretando las nuevas formas de gobierno que aunque se circunscriban en la democracia formal, bastante alejadas de las formas tradicionales de concebir el poder (Venezuela, Cuba o Bolivia, por decir uno, o Rojava y Txiapas, por decir otro) llevan en su línea medular de gobernanza. Es por ello que una guerra total contra todo aquello que esté en contra de sus planes y empiece a estorbarles más de lo debido ha de ser erradicado. Por ello, la praxis política implica más que estar lleno de buenas intenciones. ¿Si Rusia y China no tuviesen el poderío bélico que actualmente tienen se podrían tomar las mismas decisiones en el consejo de seguridad de la ONU? ¿Sería el medio oriente el mismo si no se existiese el acuerdo Sykes-Picot firmado por Reino Unido y Francia para repartirse la región? Esta vertiginosa guerra en medio oriente delata como culpables a estas mafias financieras quienes delimitaron fronteras falsas, basadas en líneas dibujadas sin tener en cuenta las nacionalidades o los intereses culturales y demográficos. Entonces, ¿cada migrante del medio oriente tiene más que sobradas razones para irse al seguro hogar europeo aunque muchos mueran en el intento? Lo cierto, que las nuevas alianzas políticas reclaman aún el medio oriente para quienes decidieron hacerse sus dueños en los albores de la primera guerra mundial.

La guerra no es otra cosa para estos personajes que la posibilidad de generar gruesos dividendos a través de la venta de armas, la trata de humanos en su amplio sentido y el acto ritualista de esparcir sangre en la tierra para elevar a categoría de culto las masacres que ocurren en los conflictos de este tipo, rindiéndoles pleitesía a su Moloch y Baal. Recordemos que los Jázaros jugaron un papel central en las más importantes guerras de la región del Cáucaso hasta que el Zar de Rusia hacia el siglo XIII los expulsó de Khazaria (previamente se habían convertido al judaísmo). Estos terribles personajes, nunca olvidaron esa afrenta, incluso financiaron a los bolcheviques, no porque estuviesen convencidos del comunismo, sino porque era el ejército dotado de coherencia para lograr sus planes más inmediatos que era acabar con el Zar quien era considerado un tirano opresor del pueblo judío. Sus planes, obviamente, no les salieron como lo esperado, y de eso, han aprendido, por cierto, mucho, los Kurdos, quienes pese a la contradicción que algunos puedan creer que existe con el apoyo de armas de los yuesei, en términos bélicos hay alianzas que se quiera o no, deben realizarse, porque andar con idealismos cuando hay balas a alto kilometraje pasándole por la oreja a uno, sirve de poco.

Los esclavos de este nuevo siglo, manejados por la mass-mediática mundial, ni cuenta se darán que personajes como Juan Guaidó, en Venezuela, es menos que una baratija en la gran apuesta que realizan estas mafias financieras mundiales para apoderarse de, probablemente, la nación más rica en recursos naturales diversos del planeta. Incluso, creerán que el pequeño hombrecito está preñado de buenas intenciones, y lo importante es salir de la tiranía, no importa que deba invadirse y masacrar al pueblo, porque a las buenas personas que son la oposición de ese país ninguna calamidad les ocurrirá, por algo, las bombas cada vez son más inteligentes, sobre todo si llevan fósforo blanco, altamente usado por los Israelíes y los gringos marranos pese que esté prohibido.  Y no solo eso, entender políticamente la situación que atraviesa Venezuela, pasa por entender el desespero del gran capital mundial que cada vez necesita más dinero para continuar financiando a sus impagables instituciones mundiales que se dedican a robar con saco y corbata a los incautos y a los pendejos (Macri no es incauto, Piñera tampoco). Lo cierto, que el tiempo de Guaidó expiró y la plata que usaron para financiarlo ya no retornará a sus arcas, así como las promesas tanto de la MUD (ya out of time), como de la nueva Voluntad Popular, de entregar al país por medio de una transición no será posible. ¿Qué las contradicciones existen? Sin duda, pero son nuestras contradicciones, no la de los ricos, y eso ha de saberlo todo aquel heredero legítimo del pensamiento emancipador para no caer en el encantamiento de la serpiente fétida que usa al imperialismo estadounidense como su lobby para generar enfrentamiento abierto.

Los malos más malos, que los hay, y que en este instante padecen de graves problemas intestinales vienen contra toda estabilidad: sus líquidos vitae se les agotan (tanto petróleo como agua), su material más preciado tanto para el rito como para las finanzas, que es el oro, las naciones que tienen las reservas más grandes han decidido cerrar filas, y así, inexorablemente, la humanidad está despertando, no al paso que quisiéramos, pero a pasos al fin, que, tras los errores cometidos por estos guerreristas ocultistas, le permiten al Ser Humano un profundo respiro…para empuñar los fusiles de la conciencia, la alta política e incluso las armas, para en el momento propicio continuar desarmando con argumentos y acciones concretas a los amos oscuros que se mueven detrás de EE.UU., Francia, España, Inglaterra y Alemania, principales accionistas del mercado mundial de la miseria. Así, cual heroinómanos sin salida, empezarán a sufrir del mono ante la falta de sustancias que les estabilice el organismo estructural de sus finanzas, en tanto, para la gran mayoría de la humanidad, la ficción continuará correspondiendo al meta-relato y así influir desde la melancolía, la tristeza y un mundo sin porvenir y desproveernos de capacidades de asombro. Ellos, continuarán como vampiros, chupando la energía de la gente a través del merchandising mundial (fútbol, Hollywood y drogas blandas). Es porque continúan sonando campanadas a la muerte.

Spread the love
  • 148
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook