Liberan a Jesus Santrich el hombre clave de los acuerdos de paz

Nota: Andrés Silva – Periodista – Caracas Venezuela

Tras la eventual liberación de Jesús Santrich en las últimas horas, se emitió otra orden de captura por un juez de control de garantías.  La fiscalía lo informa a través de este comunicado

A continuación compartiremos con ustedes nuevamente la entrevista que el Diario La Humanidad le hiciera a un exguerrillero cercano a Santrich en el año 2018, articulo que nos describe la importancia de la figura de Jesús Santrich quien se convirtió en el hombre clave de los acuerdos de paz de La Habana y también porque el gobierno de Colombia quiere por todos los medios obedecer la orden de los Estados Unidos de extraditar a Jesus Santrich al corazón del monstruo imperial.

Entrevista a exguerrillero compañero de Jesus Santrich realizada en el 2018


En un artículo anterior hablábamos sobre todos los intentos de llegar a una salida negociada al conflicto armado por parte de las FARC con el gobierno de Colombia.

Llegamos finalmente a lo que todos aquellos que amamos la paz soñábamos, que era la firma de un acuerdo que diera fin a más de 50 años guerra y que las dos partes se comprometieran a trabajar en construir esa nueva página de la historia, principalmente de Colombia, pero también de la región. Tras la firma del acuerdo ese sueño tan anhelado, poco a poco se va convirtiendo en una pesadilla para esos miles de hombres y mujeres que apostaron por la paz y la justicia social.

Cabe recordar que cuando hablamos de los acuerdos que se firmaron, no estamos hablando del texto de la Habana que se firmó el 26 de Septiembre 2016, si no que por el contrario, estamos hablando del texto que se firmó con las modificaciones que se hicieron después del plebiscito en el que ganó el NOy que paso a firmarse el 24 de Noviembre 2016. En este texto como uno de los puntos que fue modificado, fue en el que se plantea formar la JEP, Jurisdicción Especial Para la Paz, la cual en un principio se encargaría de investigar los crímenes realizados por las partes involucradas en el conflicto, FARC-EP, Gobierno, y lo que se dio en llamar “terceros” involucrados en el conflicto, y se refiere a funcionarios y empresarios que por ejemplo financiaron a grupos paramilitares que por cierto no fueron reconocidos por el gobierno, en ninguno de los textos el gobierno reconoce su existencia y en cambio habla de estructuras herederas del paramilitarismo, y esto sucede porque para el gobierno reconocer la existencia de estos grupos le implicaba responsabilidades mucho más graves dentro del conflicto, ya que la creación de estas estructuras paramilitares por parte del estado representan un crimen de estado.

Estas estructuras fueron creadas por el estado y le fueron funcionales para actuar desde la ilegalidad en contra del pueblo y la insurgencia, porque es importante aclarar algo, cuando hablamos de insurgencia en Colombia nos referimos a las guerrillas armadas, sindicatos, partidos políticos, organizaciones sociales y campesinas, movimiento estudiantil, organizaciones de mujeres, y todo aquello que se organice para luchar por sus derechos.

Lamentablemente este punto al igual que el resto del acuerdo no se ha logrado implementar, pero la JEP incluso se sigue modificando, y la última reforma desde lo constitucional fue por ejemplo que la JEP si tiene cosas que decir en caso de extradición, que la JEP si tiene que revisar pruebas en delitos para ver si fueron cometidos antes o después de la firma de los acuerdos. Este nuevo fallo de cierta forma perjudica, por ejemplo, a los comandantes de las FARC ya que si no se demuestra ante la JEP que están arrojando verdad y que están colaborando con la implementación, pueden perder los beneficios y pasar a ser juzgados por la justicia ordinaria quedando por fuera del acuerdo, pero por otro lado beneficia a los empresarios, políticos y el propio estado que cometieron delitos y por ejemplo dice que los terceros involucrados ya no están dentro de este punto y pueden presentarse de forma voluntaria ante la JEP, lo cual ha sido aprovechado para reducir penas de empresarios que fueron juzgados y hallados culpables de delitos de financiación del paramilitarismo en la justicia ordinaria con penas duras de prisión y se presentan ante la JEP para ser juzgados por la misma y reducir o exonerar esas penas.

Entonces podemos afirmar que las reformas en este punto son sin lugar a ninguna duda para mantener la impunidad y se han transformado en una herramienta de persecución en contra de los miembros de las FARC.

Es importante hacer esta introducción para ver y entender el caso de Jesús Santrich quien fue detenido el 9 de Abril del 2018, luego de la firma de los acuerdos y luego de ser propuesto para ocupar un curul en la cámara de representantes por el ya partido político FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria de Colombia) violando una vez más los acuerdos firmados. Tenemos que mencionar en este punto que también es cada vez más grande la cantidad de líderes sociales asesinados muchos de ellos miembros o ligados de alguna forma al trabajo con las FARC, ya que suman más de 700 (esto solo después de firmados los acuerdos) y el genocidio continúa.

Vamos entonces a ver quién es Jesús Santrich y porque termina siendo el primer líder de las FARC secuestrado luego de firmados los acuerdos?

Jesús Santrich es un ex combatiente, fue miembro del estado mayor en armas de las FARC-EP (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo) y además fue quien estuvo desde el principio en todas las conversaciones y que tuvo un papel fundamental en La Habana, dicen sus compañeros del anterior secretariado que prácticamente fue el cerebro del acuerdo (del primer acuerdo), redactado casi que por él, entonces es un tipo que conoce muy bien ese acuerdo, con una gran capacidad que le permitió desde el principio poner el dedo en la llaga en lo que estaba mal, decírselo tanto al gobierno como también a los compañeros que iban por el camino que no era el correcto desde la interpretación de cómo se estaban dando los acuerdos y de qué era lo que querían las FARC con respecto a los acuerdos. Luego por el conocimiento de los acuerdos y por el papel desempeñado en La Habana, él fue uno de los integrantes de la CSIVI (Comisión de Seguimiento, impulso y verificación en la implementación), los otros dos integrantes son Iván Márquez y Victoria Sandino, esta comisión la integran tres personas por las FARC y tres personas por el gobierno y era casi que la estructura central de verificación para la implementación de los acuerdos.

Además durante su militancia como combatiente, fue director de la cadena radial Bolivariana Voz de la Resistencia, que fue la cadena radial de las FARC durante la clandestinidad, es pintor, es músico, es escritor y ya tiene más de seis libros escritos. Es uno de los que al interior de las FARC, ha cuestionado mucho la toma de decisiones de la dirección, ha señalado muy fuertemente la actuación del gobierno y ha denunciado que todavía hay presos políticos de las FARC.

Todo esto hizo que Santrich se convirtiera en el elemento más incómodo para el estado Colombiano y para toda la derecha Colombiana. A Jesús Santrich le hacen un montaje con unas pruebas ridículas de audio y lo acusan de narcotráfico, lanzan una circular roja de INTERPOL y de la DEA solicitando a la fiscalía su detención con objeto de extradición y es ahí que lo detienen, formándose en ese momento una gran tensión no solo entre las FARC y el Gobierno, sino que también a la interna de las FARC que persiste hasta hoy. Por el momento que capturan a Santrich y por la gran inseguridad jurídica que demuestra esa captura más los 400 presos de las FARC que continúan en la cárcel, es que Iván Márquez decide replegarse y se retira al espacio territorial de Miravalle, no se retiró del partido FARC, no se retiró de la dirección, pero se mantiene replegado hasta que se resuelve todo esto, implementación, seguridad jurídica, libertad para los presos políticos, y la libertad para Santrich que se convirtió casi que una de las principales banderas de las FARC.

Es ya conocido que al interior de las FARC hay dos posiciones con respecto a los acuerdos, hay una parte de la dirección que no está de acuerdo en cómo se están llevando las cosas y que a pesar de que la implementación va lenta, que el gobierno se ha demorado y hay cosas que no han cumplido, dicen vamos a esperar, y Santrich ha sido junto a Iván Márquez, uno de los que dice que el acuerdo es un acuerdo de paz fallido, y su detención fue la gota que derramó el vaso. Y con la llegada de Iván Duque (del Uribismo) al gobierno se agrava aún más la situación, recordemos que Álvaro Uribe dijo que si llegaba al gobierno los acuerdos de paz los iba a hacer trizas.

No solo se están violando los derechos de Santrich en el marco de los acuerdos y sus derechos constitucionales como representante nacional, sino que es muy grave el estado de salud de Santrich, ya que la huelga de hambre que comenzó desde el momento de su detención y la cual abandonó a pedido de los movimientos de solidaridad por su liberación, lo dejo en un estado muy grave, sumado a la incapacidad visual de la que sufre, hacen que su cautiverio se convierta en un crimen más en contra de las FARC.

Hasta el momento no existen pruebas sobre las acusaciones que se le implican a Santrich, por lo tanto debería ser liberado, pero en lugar de eso, las instituciones gubernamentales ahora emprendieron una campaña en contra de la JEP, que es el organismo que tiene la última palabra, y ahora está siendo blanco de ataques por parte de la fiscalía.

Hay quienes nos quieren hacer creer sobre todo desde los sectores más reaccionarios de la derecha, que la Paz es la ausencia de conflicto, y así lo han querido hacer ver en Colombia, así nos han querido mostrar desde los grandes medios, que la firma de unos acuerdos que no se han logrado implementar y quizás jamás se logre, trajeron la Paz, pero por otro lado se invisibiliza el genocidio al cual están sometiendo a los ex combatientes y líderes sociales, y el conflicto armado que aún mantiene el estado con el ELN quienes han mostrado su disposición de dialogar.

Entonces la prisión de Jesús Santrich junto a los cientos de asesinatos que se dieron después de la firma del acuerdo, son la muestra flagrante de que en Colombia hay un estado que no quiere la paz, si no que quiere mantener el exterminio de cualquier fuerza y organización que intente acabar con su gran negocio, la guerra.

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook